Vídeo

Your soul

sensaciones

Y ahí estás tú otra vez, con el corazón lleno de costuras y el alma cogida en pespuntes. Sin red ni coraza que la proteja, rotas las barreras, mientras te expones una vez más al vaivén de los imposibles.

Alma de cristal, de agua y viento, se te enredan los sueños en las pestañas, mientras buscas en el horizonte. Siempre hacia adelante. Siempre sin miedo, ansiando sentirte viva, paseas descalza por una orilla llena de conchas vacías. De promesas inciertas. De ojalás que nacen entre las estrellas cada noche y viajan sobre la espuma de ese mar que es tu horizonte.

Desnuda por dentro, donde nada puede cubrir las sensaciones, eres transparente, y vestida de piel, palabras y caricias, sigues bailando el camino, polvo y tierra de una senda que recorres sin ruta ni mapa, sin brújula, improvisando en cada cruce, sabiendo que el destino no importa, si ha de ser final. Y sin prisa caminas por los bordes del precipicio de los recuerdos, mientras tus pasos viajan sin ruta.

Caminas, bailas y tarareas esas canciones que te saben a vida, muchas veces inventando la letra, olvidando las palabras que un día fueron barrotes de una jaula invisible. Y Sonríes, buscando lo amable del mundo, el lado bueno de las cosas, incluso las que desgarraron jirones en tu carne, mientras suena la música haciendo eco en tu pecho, confundiendo el compás de tus latidos, hasta nacer canción.

Paseas por un camino hecho de arena, toda la que dejaste caer hasta vaciar tus manos y tus bolsillos, y el reloj de arena de todas las horas pasadas, hasta aliviar el peso de tu cuerpo cansado y vivido, bordeando el abismo de tus cicatrices que aún a veces parece abrirse bajo tus pies, como un agujero negro y sin fondo.

Ese que a veces se hace profundo hasta hacerse nudo en la garganta, llenando de silencio el azul de tu océano, lluvia silenciosa que recorre tus poros hasta escapar de tus manos vacías, tendidas a un ojalá incierto.

Ese que sin mirar recorres bailando de puntillas, y descalza. Porque la vida ha de ser descalza.  Y a manos vacías, y abiertas.

Y sabes que que quedan muchas batallas que zarandearán tus cimientos hasta hacer temblar tus paredes, pero pese a todo esperas con las ventanas abiertas, mientras el viento baila por todos tus rincones. Y tal vez te hieran,  y te peles de nuevo las rodillas en mil caídas que escocerán, hasta encogerte el alma, igual que todas esas heridas que aún, ocultas bajo los poros, se abren en las noches sin luna, mientras suena esa canción.

Y mientras bailas al son del viento, cierras los ojos pensando que vale la pena, que cada tropiezo te curtió la piel, mientras tu alma sigue siendo terciopelo, y así, pese a todo seguirás sintiendo. Latiendo emociones a cada suspiro mientras la vida te enamora.

Y que bonito si me acompañas, erizando cada trozo de alma cosida con hilo de besos. Tus besos.

Anuncios

Cuéntame

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s